La funda nórdica es una prenda para vestir la cama que se ha impuesto por su comodidad de uso, capacidad de confort, sobre todo en invierno, y por sus grandes posibilidades decorativas.

Ventajas:

1-      La principal ventaja de la funda nórdica es la facilidad para hacer la cama todos los días, ya que no es necesario utilizar sábanas, ni mantas. Esta prenda se puede utilizar sola, de forma que por las mañanas basta con estirar la funda y colocar la almohada para tener la cama hecha.

2-      Otra ventaja significativa es la decorativa. Los diseños de las fundas nórdicas son muy variados. Esto nos permite combinar varios juegos de fundas, con diferentes colores y estampados, de forma que podemos cambiar con frecuencia el aspecto de la cama, y por lo tanto de nuestro dormitorio, cosa que no se puede hacer si usamos colchas o edredones convencionales donde nuestra cama está vestida de forma similar durante cada estación, cambiando sólo por motivos de necesidades de calor.

 


Tipos de fundas nórdicas:

En base a la composición del tejido podemos diferenciar dos tipos de fundas nórdicas:

1-      Tejidos de algodón y Poliéster. Son los más utilizados por su comodidad de lavado y porque eligiendo una calidad buena, que no tenga más del 50% de Poliéster y que tenga un buen tratamiento antipealling, son prácticamente igual de suaves y confortables que las de algodón 100%. Además, tienen la ventaja adicional de que duran más porque el Poliéster es una fibra más resistente que el algodón.

Existen en el mercado tejidos con un 70% de algodón que tienen una suavidad muy parecida a los de algodón 100%, pero manteniendo todas las ventajas de la mezcla con Poliéster, en cuanto a lavado y resistencia.

2-      Tejidos con algodón 100%, que aportan una suavidad y confort excepcional, aunque tienen el inconveniente de que, a la hora de lavar, hay que tener cuidado con los encogimientos y hay que planchar mejor.


Existen dos clases fundamentales de nórdicos:

1-      Las fundas nórdicas propiamente dichas, compuestas por dos capas de tela sábana unidas, con un lado abierto, donde se introduce el relleno nórdico, que es elemento que abriga. Generalmente se vende haciendo juego con la sábana bajera ajustable y la funda para la almohada.

2-      Los sacos nórdicos, especialmente pensados para los más pequeños de la casa, cuya principal diferencia consiste en unir la funda nórdica a la sábana bajera mediante una cremallera. De esta forma el niño no se desarropa. El relleno también está sujeto dentro del saco con una cremallera, de forma que se puede desenfundar, pero no se descoloca. De esta forma el niño duerme perfectamente abrigado toda la noche, por muchas vueltas que dé en la cama.

Por último, a la hora de hablar de fundas nórdicas no podemos dejar de hablar del relleno nórdico, que es el que aporta calor. Que suele ser súper ligero y más voluminosos que el de los edredones conforter normales, dando a nuestra cama es aspecto confortable característico de los nórdicos.

 


Tipos de rellenos:

1-      Rellenos acrílicos, compuestos por guatas acrílicas de diferentes calidades. Los mejores rellenos acrílicos son los compuestos por fibra hueca siliconada, que son fibras con mucho volumen y gran capacidad para retener aire, que es lo que al final contribuye a aislar nuestro cuerpo del frio exterior. Tienen un tacto muy similar a la pluma y son muy ligeros.

La principal ventaja de estos rellenos es su facilidad de mantenimiento, puesto que se pueden lavar en la lavadora normal, y nunca pierden volumen.

2-      Rellenos de plumón. Su principal ventaja es su ligereza. Aportan mucho calor y no pesan nada. En su interior se encuentra una mezcla de plumón y pluma, generalmente de Oca. La proporción entre los dos tipos de plumas determina la calidad del relleno. Un buen relleno tiene que tener al menos el 95% de plumón, de esta forma no se notan las cañas de la pluma, son más ligeras y retienen un mayor volumen de aire que nos aísla perfectamente del exterior.

Su principal inconveniente viene por su mantenimiento. Estas prendas deben lavarse en seco de forma profesional, poniendo especial cuidado en el secado, para evitar que la pluma se apelmace.

También requieren, que de vez en cuando, se ahuequen el plumón simplemente agitando un poco le relleno para que entre el aire entre las plumas y mantenga siempre su volumen.

3-      Rellenos multiestación. Es el tipo de relleno que más vendemos. Su composición es fibra hueca siliconada. Consiste en dividir el relleno en dos capas, una fina de 150gr/m y otra más gruesa de 250 gr/m. Esto nos permite regular la cantidad de calor que necesitamos en función de la época del año. Se pueden utilizar cada capa por separado, y para los días más fríos, las dos capas juntas.

Otra ventaja, es que  a la hora de lavar se pueden meter las capas por separado en la lavadora, facilitando su limpieza y secado.